3

Asalto Oculto Alas Plásticas Artes


"El arte es la mentira que nos permite comprender la verdad"


"A los doce años sabía dibujar como Rafael, pero necesité toda una vida para aprender a pintar como un niño."

"Un artista copia, un gran artista roba ."






1

Un Suspiro para Delicia




Usted se preguntará que hago aquí, sentada, a orillas de esta playa absurdamente vacía y soleada a medio invierno. Se preguntará por la razón de mi belleza descalza. Y yo no le contestaré, bastará imaginar un poco lo que me sucede, y quizá, si tiene suerte, le robe su alma de un suspiro.

No mires para atrás que a la mar no se le da la espalda. Una olita tierna congela mis tobillos y dos piedritas se meten entre mis dedos, despacito, con mi otro piececito me las saco y sé que me miras y yo me hago la lesa, como indiferente esperando que el acaso te acerque, para ver que te traes con esa parada de super estar.

No hay opiniones. Contemplo anulado esta escena y me detengo a pensar en posibles bifurcaciones, en las ramas de esta tremenda incertidumbre que coqueta me giña el ojo provocándome, para que salgamos juntos ella y yo a perderemos por las calles de esta ciudad hedionda y pintoresca. Cuando caiga la noche.

Sigue desafiante creando el panorama de mi locura, su piececito congelado en mi retina. Y el fuego de la nostalgia que se viene encima con su mueca gozosa me transporta a la infancia, cuando jugábamos a sacarnos las ropita y mostrarnos nuestras presas y reir y reir con el don de la inocencia calando en lo más drástico de nuestra desfachatez. Ahí, al instante, abrazarnos y correr a imaginar el devenir presente. Y su patita revuelve el océano aliñando el mar con dos terrones de azúcar.

Quiere café me dice y yo si gracias. Llena una tasita con arena y me la trae: toma. Azúcar? –dos, gracias. Tómatelo. Está rico…. Y ahora toda ella ahí presente como si nada, como si el presente borrara por descuido el recuerdo de la ternura misma. De puro inconsecuente y agotado de registrar lo inútil dejando a un lado lo que realmente importa.

Anticipo la jugada porque al final todo es cachondeo, la veo desnuda tendida sobre quizá que superficie, sobre mi cuerpo todo que es el cuerpo del universo, porque el universo todo esta en mis manos o en tu pelo o en el sudor de tu espalda que electriza mi deseo. Te miro ya con otros ojos y se que la piedrita es la excusa que haz escogido para seducirme. Hechizado por tu contoneo me dejo atrapar por la red que yo mismo he dispuesto. Caigo en la trampa que tejo para mi a tus espaldas de frente al mar. Nos abrazamos. Nos besamos. Nos desnudamos y nos amamos ahora como siempre, como antes de elegir los caminos opuestos, pero con el mismo amor de entonces como si el tiempo no pasara, como si todos estos años nos hubiésemos seguido amando escondidos de nuestra percepción. Me derrite por dentro el sólo establecer este contacto contigo, ahora que no se más de ti y que te añoro, obsesionado con en el zumbido de este recuerdo, orquestar la fiesta del encuentro que conjuro para ti, a solas, en este rinconcito de mi corazón solitario, pintando el destino con tu pincel de esperanzas… mi Delicia.

1

Tómate




Desesperanza. Desolación y envidia. Envidia de los árboles chiflándole al tiempo. Otro que se mueve a tus espaldas inundándote de habladurías. Destino transcrito en lengua muerta. Palabras mágicas que conjuran el último dolor, el horror de ahora y aquí. Recontado sobre el lomo de la araucaria herida, un territorio fuera del mapa que sucumbe a la desesperación del piñón. Viejo y cansado de los mismos temblores-que el alma que la mente que la carne. Perdido en la vibración de un selknam, que repara a su andar la matriz violada. Fluidos cósmicos nos saturan con su arrogancia, burlándose de la tentación maldita. Abrazar las sombras para iluminarte, perdidos desde entonces en el bostezo infame de la creación.

Hay luz en el bosque. Se expande la imagen. Se fractaliza el sentido. Va perdiendo la realidad su dominio sobre esto. Enloquece al imaginarte,desnudo, frágil, arrogante de arrojo. Senil como la carcajada desdentada, avanza, sin rumbo, sos el camino. La niebla que embriaga la nostalgia absurda, derrochando desparramo al equilibrar las fuerzas. Hormigas biónicas seduciendo el resplandor de la indiferencia, que nos separa, cual frontera flotante entre conciencia e ilegalidad.

Absorto, pero comprimido, deshechos, pero mutantes. Excluidos al fin para renegar la posicion del ojo, que vacila sublimado por el murmullo de tus fecas. Ahogado, pero lascivo, langüeteando el orgasmo indómito de la serpiente emplumada, más allá de las aureolas el horizonte tambalea. Y lo buscamos esperanzados en parir el asombro. Tu verdad tu cadena, aunque esté todo permitido, aunque el abrupto apócrifo no designe al dios de las nubes, anticipar en las formas condensadas la materialización de nuestro afan latente, y desde luego, sucumbir al aullido de los babas.

Una prioridá fulgurante: destruir el domo sistémico. Una reconquista contenedora: la matriz de la madre entrañable. Nuestra pasión por la danza sostiene las esperanzas de los magos anfibios. El sol, mediando los ciclos, vomita su canto extendiendo la peculiaridad, la vida rebosante, los abismos del quinto ojo masturbándose.

Volver desde aquí al mundo perdido, desde los reparos y las quejas, desde el descontento abrumador del llanto lactante, volver, enloquecidos de futuro, sodomisados por el destierro y la brújula sobrecogedora que oculta el sur.

“Volver”... se escuchan, se viene la pachanga , encumbran su suerte pero un lamento los deprime, añoran la cloaca descolorida, la celda inconciente, la máscara superflua que los ha aburrido tantas veces, a ti de timismo, sentimiento hermafrodita gris ciudadano, se queja el parásito la imagen servidita que reniega de la acción.

Nos bañamos en las aguas del canal rojo, sacrificamos uñas y pelos por el pellejo de la roca, y sin embargo el mismo llanto, de aquí a esos lamentos sometidos, a nuestra emancipización encerrada en el espejo un gran basta, ya no bebas el flujo que arrastra al despeñadero, la miseria ser encierro, de ser parlante y burbuja represora. Automutilante aliento, guerra santa contra el herpe fálico, y ahogarlo en la impotencia de penetrar su vacuidad.

Delirante, al acecho del hechizo ignoto, no se ve bien de donde viene este quehacer, y si lo sabes escóndelo, para protejerlo, aunque la palabra hechice desmiente siempre el último sentido, pues ya está desparramando su semiótica diarrea.

Sin el mapa decantamos náufragos, sin las horas duendes empeyotados hasta el fin.

Deambulamos por los pasillos en llamas, aquellos donde la locura se revuelca salvaje, deambulamos niños lobos hombres hembras sin límites y ahí nos embriagamos hasta las víceras, hasta la palpitación uterina de nuestras vanidades ausentes, despegamos para asirnos uno, en uno, unicidad limfómana nosotras, sin prisa y mal aliento, surfeando las fauces de la fuga. Y si cantáramos los cántaros quebraríamos, y todo lo que carga el pagano transvestido, la sotana fétida del padre vuestro -amátridas desbocados-, Ay, mientras nosotras las panclastas regalamos nuestra alma a la pachamama y sus diosas todas. La muerte en la carne no la sentimos, pues no nos importa corrompernos al corromper corrompidos, pues el profeta ya cantó la criminalización del ciudadano ordinario y lo seguimos, las fobias de la cripta, descubrímoslo y qué, qué hubo, viento seco humo estelar, cósmica semilla en su pureza, la caída y repararse en esta involución.

A otra parte la civilización , para nosotros verde, verde otra y más veces por siempre ya. Divagamos ciegos y sordos, guiados por los suspiros del viento, susurramos nuestras quejas a las entrañas de la tierra, sembrando el caos en húmedo nido, para cosechar mariposas resonantes.

Grita sin tapar tu boca, despierta y deniégate sujeto a tu conciencia conciliadora.
No esperéis nada; tomadlo ya, el éxito del instante es todo, la verdadera verdad está oculta a los ojos del que investiga y piensa. El futuro es una coqueta carcajada, le besamos sus piececitos por puro pescar el escurridizo placer de seducirlo.

¡Alégrate, todo es nuestro; alégrate, ni el uno existe!

0

COMUNICADO PUBLICO


















Deseo expresar y dejar bien en claro que la huelga de
hambre que llevo a cabo sigue adelante aún cuando se
me haya amarrado dos días para imponerme un suero
compuesto por:

Glucosa al 20%, electrolitos, cloruro de sodio y
potasio, magnesio, zinc, oligoelementos, aminoácidos,
calcio, solubit, vitamina adultos y fosfatos.

Suministros que según el facultativo de Gendarmería,
doctor Fernando Gallo, son sólo para cubrir
requerimientos del metabolismo basal diarios, los que
no cubren el déficit provocado después de 107 días de
huelga de hambre.

Debido a mi negativa, este procedimiento se realizó
mediante la fuerza y me mantuvieron amarrada de pies y
manos por dos días, durante los cuales estuve
incomunicada debido a lo vergonzoso del procedimiento,
el cual fue filmado por Gendarmería.

Quiero decir además que luego de estos dos días de
incomunicación "acepté" someterme a una intervención
quirúrgica para colocarme un catéter bajo amenaza ya
que de contrario se haría de igual forma pero amarrada
por más días y sin ninguna visita (INCOMUNICADA), como
se ha hecho hasta ahora, violando todos los derechos a
comunicarme con mis familiares y amigos.

Debo decir enérgicamente que esta forma de salvarme la
vida es la misma forma que se utiliza para reprimir a
mi pueblo y que todo este tormento innecesario se
hubiera evitado de haber tenido una mínima voluntad
política para solucionar el tema.

Desde aquí seguiré luchando y seguiré con mi huelga
porque tengo el derecho a hacerlo, aunque ello
implique la presión sicológica y otras diversas formas
de presión y tortura que buscan bajar esta
movilización.

Seguiré insistiendo en que esta huelga busca justicia
y también verdad, la misma que nos negó Ricardo Lagos
y la misma que nos sigue negando LA TIRANA MICHELLE
BACHELLET, que reprime y asesina igual que Pinochet.

Yo, sea como sea, no aceptaré comida. Sigamos adelante
pu lamien sin descanso sin temor y sobre todo con
dignidad.


Newen pu lamien

Weuwain

Patricia Troncoso Presa Política Mapuche.

Jueves 24 de enero de 2008

Hospital de Chillán